Caballito del diablo – Calopteryx Virgo

 

La especie Calopteryx virgo es un odonato del suborden Zygóptera (caballito del diablo). Sus  colores llaman mucho la atención. De echo, la familia a la cual pertenece, Calopterygidae, ya hace referencia a sus bonitas alas (kalos=bello, pterón=ala). En la lengua inglesa se la suele denominar comúnmente como Beautiful Demoiselle (Señorita Hermosa).

Es uno de los caballitos del diablo más grandes, con una longitud de unos 45-50 mm, siendo su envergadura alar superior a los 65 mm.

Los machos de esta especie se caracterizan por tener las alas de color azul oscuro, excepto en la base que es de un color amarillento. Las alas de las hembras, de un color marrón iridiscente, son mas discretas, aunque suelen tener una pequeña mancha blanca cerca de la punta de las alas (llamada pseudopterostigma). Ambos sexos muestran un aspecto metálico en sus cuerpos.

Este caballito del diablo está presente en la mayor parte de Europa (salvo en el suroeste de la Península Ibérica, Islas Baleares e Islandia),  en algunas zonas puntuales del Norte de África (Marruecos y Argelia) y en gran parte de Asia. En la península Ibérica vive la subespecie meridionalis.

La especie vive en arroyos y ríos de cierta corriente, situados generalmente en la vecindad de los bosques. Es muy exigente con la calidad del agua. Las aguas limpias con un alto porcentaje en oxígeno, una temperatura del agua relativamente baja y la altitud (por encima de los 500 m) favorecen su desarrollo. Su hábitat debe ser además abundante en vegetación para que las proteja contra el viento.

Es por ello que buscan zonas alejadas de las ciudades o centros industriales. Su presencia es indicativa de que nos hallamos en lugares poco polucionados.

Los primeros Calopteryx virgo de la temporada empiezan a emerger hacia finales de abril, y  necesitan unos 10 días adicionales para llegar a su madurez sexual. Es en este periodo de maduración cuando los machos van cambiando el color cobrizo de sus alas, para convertirlas en unas espectaculares alas azul metálico. A medida que avanza la temporada seguirán emergiendo los más rezagados. La temporada de vuelo termina aproximadamente hacia finales de septiembre.

Esta especie sólo vive una temporada y su esperanza de vida es de unos 40 a 50 días. Su vida transcurre en la vecindad del arroyo.

Bien temprano por la mañana, empiezan a posarse en la cercana vegetación ribereña, permaneciendo siempre en los lugares que están directamente expuestos al sol. Sus actividades principales son la caza, anunciarse ante los demás, el apareamiento y la puesta de huevos.

Debido a su gran capacidad visual y la movilidad de su cuello son unos cazadores extraordinarios.  Posados en la vegetación, observan minuciosamente todo lo que sucede a su alrededor.  Cuando detectan algún insecto volador en las cercanías inician un majestuoso vuelo de caza volviendo normalmente con él al mismo posadero. Ya en él, disfrutan de su aperitivo tranquilamente.

Los machos sexualmente maduros muestran un fuerte comportamiento territorial, ya que suelen permanecer en un área muy cercana al agua (20 -100 m). La elección del territorio se basa en las posibilidades de procreación.

La defensa del territorio frente a otros machos se produce principalmente mediante gestos amenazadores. Muestra de ello son los despliegues de sus bellas alas ante los demás. Éstas son también usadas como una forma de atraer a la hembras en su intento por reproducirse. Debido a este comportamiento tan territorial, los machos inmaduros, que han emergido en ultimo lugar, se ven forzados a buscar su propio territorio en otras zonas del río.

Las hembras viven en general en zonas mas alejadas del río, excepto cuando se acercan para buscar un compañero sexual y anidar. Algunos ejemplares se han visto bien lejos del agua (hasta 4 km). Tienen preferencia por aquellas zonas del río que puedan ser las idóneas para el desarrollo de las larvas,  de modo que buscarán al compañero adecuado en esa zona.

Tras fecundar a la hembra, ésta colocará sus huevos en las plantas acuáticas del arroyo, y después de unos dos años de vida larvaria, volverán a mostrarse de nuevo ante la vida.